Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 22 de noviembre de 2014

PRESENTACIÓN DE CASO:

Se presenta paciente masculino de 28 años, quien consulta por inicio súbito de cefalea temporal derecha, acompañado de tinnitus, pérdida súbita de la audición, vértigo, vómitos y parálisis facial periférica derecha. Acude a centro de emergencia cercano, donde es hospitalizado indicándose tratamiento médico a base de glucocorticoides y realización Tomografía Compuratizada la cual no reportó hallazgos patológicos significativos. Posteriormente, el paciente inicia rehabilitación facial y vestibular sin obtener resultados y sin mejoría del cuadro clínico. En vista del carácter progresivo de su sintomatología, es nuevamente evaluado evidenciándose al examen físico parálisis facial House-Brackman VI/VI y midriasis derecha que apareció 2 semanas posterior al evento inicial. Al examen otoneurológico, se demostró una cofosis derecha y arreflexia vestibular derecha. Se indicó Resonancia Magnética con Gadolinio y Tomografía Axial Computarizada con contraste yodado cerebral con cortes de APC, observándose una imagen ovalada de intensidad variable con hiperintensidad superior sobre una zona de hipointensidad de forma rectangular con bordes redondeados y una depresión central superior sugestivas de pequeño tumor en APC (Figura 1), por lo que se decide realizar intervención quirúrgica a través de abordaje translaberíntico derecho con exposición del conducto auditivo interno (CAI) en vista de la pérdida de la función cocleo-vestibular. Al abordar el ángulo pontocerebelar se evidenció líquido hemático oscuro con coágulos, cavidad dilatada con nervios craneales desplazados y encintados en relación con arteria cerebelar anteroinferior (AICA). Además, se evidenció lesión posteroinferior de aspecto vascular (Figura 2) donde se evidencia pared vascular de tejido translúcido en el centro, acompañado de pequeñas estructuras vasculares. Luego de la primera semana de postoperatorio se indicó angiografía cerebral para descartar la presencia de aneurisma, resultando sin hallazgos confirmatorios para dicha presunción clínica. Los resultados histopatológicos del tejido extraído en la cirugía y la secreción líquida reportó: "Proliferación capilar angiomatoide con necrosis y calcificaciones distróficas. El material puede ser compatible con malformación vascular con hemorragia y trombosis organizada". En vista de los hallazgos perioperatorios y a las imágenes de RM realizados en el preoperatorio, se diagnostica aneurisma del circuito posterior de Willis, probablemente de una de las ramas de la Arteria Basilar en especial de la arteria cerebelar antero-inferior, como causante de la sintomatología descrita. Durante la fase postoperatoria el paciente evolucionó satisfactoriamente, con mejoría inmediata de midriasis derecha y una significativa mejoría de la parálisis facial que a los 6 meses del post operatorio era HB III/IV. La imagen post-operatoria se observa que no hay lesión residual ( Figura 3)